spanner Buscador de piezas
chevron-down

‘WELL DRIVEN’ POR JAMES FORD: LOS CINCO MEJORES COCHES DE SUS SUEÑOS.

Ser un bloguero del automóvil definitivamente tiene sus ventajas. Durante los últimos cinco años, he tenido la suerte de conducir algunos coches increíbles que van desde Rolls Royces a Range Rovers, desde superdeportivos a coches de carreras y casi todo lo demás que hay entre ellos. Sin embargo, siempre habrá esa lista exclusiva de coches que probablemente nunca llegaré a probar. Coches tan especiales o tan raros que simplemente no están disponibles.

Aquí está la lista de los cinco mejores coches que siempre he soñado conducir:

  1. Bugatti Veyron 16.4

Sería un crimen hacer esta lista y no mencionar el Bugatti Veyron. El Veyron de 1001 cv y 8 litros con cuatro turbocompresores y 407 km/h entró en producción en 2005 y reescribió por completo el libro de reglas sobre velocidad. Antes del Veyron, teníamos coches rápidos. El F40, Jaguar XJ220 y McLaren F1 eran coches increíblemente rápidos, pero ninguno de ellos podía hacerlo de la manera casi sin esfuerzo y cómoda que podía hacerlo el Veyron.

Todo en el Veyron era excesivo. ¡Tenía enormes frenos carbocerámicos de 400 mm con 8 pistones, ridículos neumáticos de 365 mm de ancho que costaban 20.500 € el juego y 10 radiadores! El motor de 1001 cv podría catapultar al Veyron de 0 a 100 km/h en unos asombrosos 2,5 segundos y luego continuar acelerando hasta más de 400 km/h en su modo ataque de "velocidad máxima". Sin embargo, no fue lo que el coche era capaz de hacer en términos de velocidad lo que lo hizo tan impresionante; era el paquete completo que proporcionaba. Ahora hay algunos coches ahi fuera que pueden superar los 390km/h y desarrollar más de 1000 cv en un banco de rodillos, pero el Veyron no solo era increíblemente rápido, también era cómodo y relativamente fácil de conducir. Tenía una caja de cambios DSG de doble embrague de 7 velocidades, cómodos asientos eléctricos con calefacción, un habitaculo bien aislado y era fácil conducirlo a bajas velocidades. ¿El costo de todo esto? 990.000 €, por lo que nunca he conducido y probablemente nunca conduciré uno.

  1. Jaguar XJ220

El Jaguar XJ220 fue el coche del poster de mi infancia y marcó el comienzo de lo que se convirtió en una gran obsesión con la marca Jaguar en los años posteriores.

El XJ220 es posiblemente uno de los superdeportivos más subestimados jamás producidos. Con una velocidad máxima de más de 340 km/h, era el automóvil de producción más rápido del mundo. Sin embargo, la crisis financiera de principios de los 90 provocó que las cifras de ventas del superdeportivo de  525,000€ fueran mucho más bajas de lo esperado y, al final, solo se produjeron 281 entre 1992 y 1994, eso es menos del 20% de los pedidos originales antes del “Crash”. Originalmente diseñado para albergar un V12, el gran Jaguar terminó con un V6 biturbo de 3.5 litros con una potencia de 542 cv y 644 Nm de par máximo.

Incluso para los estándares actuales, el XJ sigue siendo increiblemente rapido y puede alcanzar los 100 km/h en solo 3.6 segundos. El XJ220 es realmente un automóvil verdaderamente épico y su accidentada historia solo hace que esta bestia construida en Oxford sea más atractiva. Era un coche de póster adecuado de los años 90-- está diseñado de tal manera que hace que a los hombres adultos le tiemblen las rodillas. Es simplemente impresionante y definitivamente uno, si no EL más, atractivo coche de esta gran década,

  1. Ford Escort RS Cosworth

He querido tener un Ford Escort RS Cosworth desde que tengo memoria. Incluso recuerdo haber planeado comprar un Escort estándar barato como mi primer automóvil y ponerle un kit de carrocería, ya que sabía que nunca podría pagar uno en condiciones o asegurarlo (afortunadamente, James, de 10 años, nunca pudo conseguir su proposito, y terminé en un Rover Metro turquesa durante mis primeros seis meses conduciendo ...). Hasta el día de hoy, todavía quiero uno. Incluso tengo algo guardado en mi aplicación genérica de comerciante de automóviles por si acaso gano la lotería este fin de semana. ¿Por qué? Porque es tan genial y brillante y nunca se ha vuelto a igualar desde entonces. Básicamente era un coche de rally que podías comprar y conducir en la carretera, y eso es lo más “cool” que se puede conseguir.

El Cosworth pudo haber compartido su nombre y muchas piezas con el automóvil más común de los 90, el Ford Escort estándar, pero el Cosworth era muy diferente del modelo estándar con aletas ensanchadas, ruedas más grandes y, por supuesto, esa escandalosa cola de ballena tan característica en su portón trasero. Debajo del capó, había un 2.0 litros turbo con una potencia de 227 cv y el automóvil estaba equipado con tracción en las 4 ruedas, lo que significaba que podía lanzar el automóvil de 0 a 100 km/h en solo 5.7 segundos, lo que es aún más rápido que muchos. de los compactos deportivos de hoy! El coche estaba loco entonces y solo ha mejorado con la edad.

  1. Aston Martin Vantage V550/V600

Basado en el buque insignia Aston Martin Virage, el Vantage no era un automóvil convencionalmente "bonito" como otros Astons, en cambio, era un rudo automóvil de hombros anchos y rostro agresivo. Originalmente construido con una potencia de 558cv y un par de 745 Nm proveniente de un V8 con doble compresor volumétrico, el Vantage original no se quedaba atrás y podía ponerse de 0 a 100 km/h en 4.6 segundos, lo que considerando que pesa alrededor de dos toneladas, es bastante impresionante, incluso para los estándares actuales. Sin embargo, en 1998 Aston Martin decidió darle un pequeño empujón y fabricar el que sería el coche más potente y rápido de todos los tiempos. Se las arreglaron para sacarles 612cv y 814 Nm a la version actualizada y también hicieron una tirada muy limitada de solo 40 coches de la edición especial 'Le Mans' en conmemoración de la victoria de las 24 horas de 1959 del Aston Martin DBR1, 40 años antes.

Estas versiones muy especiales y raras tenían una fracción más de potencia hasta 612cv y también una velocidad máxima de 322 km/h y una aceleración de 0-100 en solo 3.9 segundos… ¡en 1999! Aston Martin puede haber recorrido un largo camino con respecto a estos modelos con su estilo, pero en lo que respecta a la ingeniería mental de alto rendimiento, probablemente no encontrará un Aston Martin moderno con la mitad de carácter y factor de miedo.

  1. Ferrari F50

Si le pregunta a la mayoría de la gente cuál es su Ferrari definitivo, probablemente dirán que es el F40. El F40 fue el superdeportivo definitivo de finales de los 80 y a todo el mundo le encantó.

Por mucho que me encante el F40, y realmente lo hace, para mí, el F50 es un poco más especial. Solo fabricaron 349 F50 entre 1995 y 1997, lo que lo hace mucho más exclusivo que los 1.315 F40 construidos. También tiene ese estilo icónico de los 90 que me encanta y que crecí soñando con tener.

Impulsado por un motor V12 de aspiración natural de 4.7 litros que se desarrolló a partir del motor de Fórmula 1 de 3.5 litros Ferrari 641 de 1990, producía más de 510 CV. El Ferrari F50 era un llamativo coche de F1 de 2 plazas para la carretera abierta y, con su techo Targa extraíble, también era terriblemente bonito.

Los F50 en estos días valen más de 2 millones de euros, y esto, combinado con la cantidad limitada de automóviles producidos, hace que conducir uno no sea más que una fantasía.

Para ser honesto, hay muchos, muchos otros coches que me encantaría conducir y algunos más se agregan a la "lista de deseos" todos los días, pero estos son los cinco primeros que han encabezado esa lista desde que comencé a escribir sobre coches.