spanner Buscador de piezas
chevron-down

GLP Y GNC: LOS COMBUSTIBLES ALTERNATIVOS CUYOS POTENCIALES ESTÁN SIENDO DESBLOQUEADOS POR UNA BUJIA PIONERA

La idea de reducir a la mitad los costes de combustible de los automóviles, al tiempo que reducen las emisiones, parece ambiciosa. Sin embargo, esto se puede lograr fácilmente hoy en día, con tecnologías de combustible que han existido durante décadas: GLP (gas licuado de petróleo) y GNC (gas natural comprimido). NGK SPARK PLUG, el especialista líder mundial en bujías, explora estas fuentes alternativas de combustible, y las únicas bujías desarrolladas específicamente para optimizarlas.

Todo sobre GLP y GNC

Tanto el GLP como el GNC son combustibles extremadamente versátiles, baratos y sostenibles. El GLP es un subproducto natural de la extracción de gas natural o un resultado automático del proceso de refinado de petróleo, que consiste en propano, butano o una mezcla de los dos. Conocido también como Autogas, Propane, Propane Autogas, GPL y GLP, LPG es el tercer combustible de motor más usado en el mundo. Se estima que 23 millones de vehículos funcionan con GLP a nivel mundial; en particular en Europa del Este, Benelux y la región DACH. Con presión y temperatura normales, el GLP existe como un gas. Sin embargo, cuando se pone a presión o se enfría, se transforma a estado líquido, reduciendo a 1/250 su volumen original. Esto significa que es fácil transportar grandes cantidades de energía en pequeños espacios.

El GNC, por otro lado, es un producto directo del proceso de extracción de gas natural. Compuesto principalmente por metano, el GNC tiene una temperatura de ignición relativamente alta de alrededor de 700° C. A diferencia del GLP, el GNC es un combustible que siempre existe en estado gaseoso, lo que significa que requiere más espacio de almacenamiento. Se estima que más de 20 millones de vehículos funcionan con GNC a nivel mundial.

Menores costes y excelencia en emisiones

El cambio a estos gases brinda muchos beneficios a los conductores, entre los cuales el principal es la economía. Debido a la incentivación gubernamental, los vehículos de GLP y GNC reciben subsidios gubernamentales en muchos países. El GLP y el GNC, además, proporcionan ahorros reales en términos de costes de combustible.

Si bien los precios varían de un país a otro, el coste promedio del GLP es muy inferior al de la gasolina o el diesel; en muchos casos, más del 50% más barato. Los conductores de GLP pueden ahorrar un promedio de hasta un 40% en gastos de combustible anualmente. El GNC es generalmente incluso más barato que el GLP, aunque produce menos de la mitad de energía que el GLP; dando como resultado que el GLP sea más rentable a largo plazo.

También hay una razón ambiental muy sólida para cambiar a GLP o GNC, que se encuentran entre los más bajos de todos los combustibles fósiles en términos de emisiones. El GNC es el combustible más limpio de los dos, produciendo una menor cantidad de gases nocivos. El GLP, sin embargo, aún tiene muchos beneficios. Los estudios, por ejemplo, han demostrado que el uso de GLP en lugar de gasolina o diésel contribuye a muchas menos emisiones de CO (monóxido de carbono), CO2 (dióxido de carbono) NOx (óxidos de nitrógeno) y HC (hidrocarburos). El GLP, por ejemplo, produce 68% menos de óxidos de nitrógeno que la gasolina y 96% menos que el diesel, sin mencionar 120 veces menos partículas que el diesel. Además, los gases de escape de GLP no contienen prácticamente carbono negro, que contribuye en gran medida al calentamiento global y representa un grave peligro para la salud.

Convertir a gas

Aunque los vehículos de GLP están disponibles a través de OEM, es más común que se conviertan. Esto requiere tener un segundo sistema de combustible que se ha de instalar en un taller autorizado. Según el país, la conversión de un motor de gasolina a GLP puede llevar hasta siete días y costar entre 1.000€ y 3.000€. Un automóvil convertido, que a menudo tiene su depósito de GLP instalado en el espacio del neumático de repuesto en el maletero, siempre arranca en frío con gasolina; lo que significa que todavía se necesita combustible en el tanque de gasolina. Cuando el motor se calienta después de aproximadamente un kilómetro, el automóvil cambia automáticamente a GLP. Se pueden lograr períodos más largos de conducción sin llenarse porque cuando el tanque de GLP se vacía, el automóvil cambia automáticamente a gasolina. Incluso los automóviles híbridos se pueden convertir a GLP, lo que los hace más económicos y aún más ecológicos.

Convertir un vehículo a GNC es más costoso. Debido al estado gaseoso del combustible, un tanque de GNC generalmente ocupa más espacio en el maletero, donde normalmente está instalado. Los vehículos de GNC, sin embargo, están más comúnmente disponibles desde OEM. Al igual que los vehículos de GLP, es posible cambiar a gasolina en los vehículos de GNC. Además, los vehículos OEM más modernos pueden arrancar en frío con GNC, eliminando por completo la necesidad de gasolina.

LPG LaserLine: la solución a medida para motores de gas

Sin embargo, el GLP y el GNC imponen exigencias extremas al encendido; haciendo que la selección de bujías sea especialmente importante. LPG LaserLine de NGK SPARK PLUG fue la primera gama de bujías del mercado de accesorios diseñada especialmente para automóviles a gas. Comprende ocho referencias de doble metal precioso, con una cobertura del mercado europeo de alrededor del 95%. "Estas bujías son ideales para funcionar con GLP, GNC y bi-fuel", dice Kai Wilschrei, Gerente Senior del Servicio Técnico del Mercado de Posventa EMEA en NGK SPARK PLUG EUROPE. “Antes de llenar este vacío, las únicas bujías disponibles para motores de gas eran las que se usaban y eran más adecuadas para motores de gasolina. Se solía cambiar la bujía estándar por una con metal precioso, con grado térmico mas frio y se ajustaba manualmente la distancia entre electrodos. Pero no siempre era suficiente y esto causó ciertos inconvenientes en los motores de gas ".

Un problema era el riesgo de fallo de la bobina de encendido. Debido a que la combustión de gas es más difícil de ionizar que la combustión de gasolina, se requiere un voltaje de ignición más alto (que aumenta hasta 7.000 voltios) para los motores de GLP y GNC. Esto hace que las condiciones para un fallo de la bobina de encendido, así como para un desgaste prematuro, sean más propicias. “Las bujías LPG LaserLine contrarrestan esto gracias a su electrodo central con punta de iridio y su electrodo de masa con un chip de platino; permitiendo que el electrodo central sea muy delgado ”, confirma Wilschrei. "Esto concentra el voltaje en un punto, permitiendo que la chispa de encendido se genere con un voltaje inferior, lo que finalmente reduce el estrés en las bobinas de encendido".

Otro desafío superado por LPG LaserLine es el de la corrosión. Durante la combustión en motores de gas, se forman ácidos agresivos que pueden corroer la rosca de la bujía. Esto puede dificultar la extracción de la bujía al final de su vida útil o dañar la culata. "Las bujías LPG LaserLine tienen un recubrimiento especial para garantizar una protección óptima contra la corrosión ácida, asegurando que se puedan quitar fácilmente incluso después de 60.000 km", revela el experto.

De hecho, 60.000 km es el intervalo de sustitución recomendado de las bujías LPG LaserLine. Esto es considerablemente más largo que para las bujías estándar utilizadas en motores de gas, que generalmente tienen que ser reemplazados dos veces antes de lo normal en un motor de gasolina. Su resistencia se debe a los dos electrodos de metal precioso, que a pesar de su pequeño diámetro, apenas muestran desgaste. "La gama ofrece verdadero ahorro a largo plazo", dice Wilschrei. "Los conductores de gas no solo ahorran dinero al tener que comprar nuevas bujías con menos frecuencia, sino que también reducen los costos de instalación".

La gestión del calor es otro desafío. La mayoría de los vehículos de GLP y GNC tienen la capacidad, con solo tocar un botón, de cambiar entre gas y gasolina como fuente de combustible. La temperatura de combustión en los motores de gas, sin embargo, es más alta que en los de gasolina. Esto significa que la bujía debe poder disipar más calor, por lo que las bujías LPG LaserLine tienen un grado térmico ampliado. "El simple incremento del valor de calor aumenta el riesgo de que las bujías se quemen cuando el motor funciona con gasolina, ya que, dependiendo de las condiciones de funcionamiento, es posible que no puedan alcanzar la temperatura de autolimpieza", advierte Wilschrei. "Para evitar esto, las bujías LPG LaserLine tienen un grado térmico ampliado, lo que les permite funcionar de manera óptima tanto con gas como con gasolina sin sobrecalentarse o sin comunicarse por acumulación de hollín".

Kai Wilschrei está orgulloso de la tecnología avanzada. “En NGK SPARK PLUG, tenemos una respuesta a todas las necesidades especiales de GLP y GNC. Nuestras bujías para vehículos a gas tienen una muy alta cobertura de posventa, que se ajusta a casi 100 millones de vehículos en Europa. No importa el nicho, nos apasiona desarrollar la tecnología de encendido óptima para satisfacer las necesidades de cada vehículo ". Con más de 80 años de experiencia y un amplio portfolio de productos, que incluye bujías, calentadores, bobinas y cables de encendido, así como una amplia gama de sensores, no sorprende que NGK SPARK PLUG sea la elección fiable de distribuidores, talleres y conductores de todo el mundo.

LPG LaserLine: tecnología de bujía de última generación para motores de gas

1. Electrodos de alto rendimiento: el electrodo central de iridio y el electrodo de masa con inserción de platino, ambos soldados por láser con un método patentado por NGK, ofrecen el mejor encendido y la máxima durabilidad en las agresivas condiciones de funcionamiento de los motores de gas, y dado que no se erosionan, mantienen la misma distancia entre electrodos durante la vida útil de la bujía, por lo que se prolonga el rendimiento.

2. Menor estrés en las bobinas de encendido: el delgado electrodo central de iridio de 0.6 mm funciona con un bajo voltaje de encendido, lo que reduce la tensión en las bobinas. La llama también se expande más rápido, ayudando al encendido.

3. Comportamiento térmico óptimo: el núcleo de cobre dentro del electrodo de masa disipa más calor, regulando las altas temperaturas de combustión de gas. Además, estas bujías están diseñadas para evitar la acumulación de sedimentos y los fallos de encendido.

4. Distancia entre electrodos predefinida: una distancia entre electrodos de 0,8 mm está diseñada y optimizada para el funcionamiento en motores de gas y evita el ajuste manual.

5. Revestimiento especial de la carcasa metálica: el exclusivo revestimiento de aleación de cromo protege la carcasa contra la corrosión y salvaguarda la vida útil de la bujía.

 

Sobre NGK

A nivel mundial: NGK Spark Plug es uno de los principales proveedores de cerámica ténica  para la automoción, con sede corporativa en Nagoya, Japón, y sucursales e instalaciones de producción por todo el mundo. En automoción la compañía se especializa en las áreas de encendido y sensores, suministrando a equipos originales y clientes de la posventa en todo el mundo. Su portfolio  para el mercado de accesorios está compuesta por bujías, calentadores, bobinas y cables de encendido  bajo la marca NGK Ignition Parts, mientras que las sondas lambda y sensores de temperatura, sensores NOx, caudalímetros (MAF), sensores de presión absoluta de gas de escape (MAP) y sensores de posición y revoluciones operan bajo la marca NTK Vehicle Electronics. Con más de 16.000 empleados, las actividades de la compañía y la división de cerámica tecnológica para la automoción generan una facturación anual total de alrededor de 3,5 billones de euros en todo el mundo.

Las ventas de NGK SPARK PLUG en EMEA (incluidas sus filiales de la UE, el Reino Unido, Francia y Eurasia) representan el 26,1% de esta facturación global. NGK SPARK PLUG está presente en todos los continentes y cuenta con 41 empresas del grupo, 24 plantas de producción y 4 centros técnicos.

Aftermarket EMEA: NGK Spark Plug ha experimentado un crecimiento significativo en el Aftermarket desde que amplió su ámbito de actuación más allá del mercado de componentes para motocicleta, entrando de pleno en la industria de la automoción en la década de los 1970s. Con un claro compromiso por la calidad, la tecnología y la investigación y desarrollo, la compañía se ha convertido en número uno a nivel mundial en bujías y sondas lambda, liderando también el suministro de calentadores, bobinas de encendido y cables, además de ofrecer la última tecnología en sensores. Desde el punto de vista organizativo, la sede regional de NGK Spark Plug en Ratingen, Alemania, sirve al mercado del Aftermarket en Europa, Medio Oriente y África. En la región EMEA la empresa cuenta con diez sucursales y más de 1.000 empleados, además de dos plantas de producción en Francia y Sudáfrica y un centro técnico en Alemania

Slashes Notas de prensa